El calibre digital es un aparato sofisticado que se usa para realizar mediciones con gran exactitud tanto en interiores como en exteriores. Ha supuesto un avance en el marco de las mediciones de magnitudes propias de la metrología respecto a los calibradores manuales.

A continuación aportamos más informaciones sobre este útil instrumento. Toma nota.

El calibrador digital: clave para las mediciones precisas

Este calibre sirve para medir longitudes, pero también abarca la medición, aparte de diámetros y profundidades. Has de saber que recibe otras denominaciones como, por ejemplo, pie de rey o cartabón de corredera. Se trata de diferentes fórmulas de referirse al instrumento que se centran en las partes más relevantes que lo componen.

El calibrador se emplea sobre todo en trabajos mecánicos, ya que se requiere una precisión absoluta (en milímetros e incluso en pulgadas) de las mediciones que se toman, fraccionadas hasta la mínima división. Ten en cuenta que en el ámbito industrial han de ser encajadas piezas que requieren medir el espacio reduciendo al máximo la incertidumbre. La calidad de los productos en este sector o en el de la arquitectura va a depender de la exactitud de estas medidas.

De hecho, se precisa la normalización de dichas medidas, que es clave para la estandarización de los productos. Incluso en los ámbitos legales y científicos también se recurre a estos instrumentos, que se convierten en valiosos instrumentos de peritaje.

Sin duda, las innovaciones tecnológicas de integración han supuesto un salto de calidad en estos aparatos, que cuentan con baterías más pequeñas y pantallas digitales. La gran resolución de los calibres digitales no solo permite incrementar la exactitud de los resultados, sino que también implica que estos puedan ser obtenidos con una gran rapidez.

En Arsam, por otro lado, puedes acceder a suministros industriales que complementen las utilidades que te proporcionan estos calibres.

¿Cómo has de usar este aparato de metrología?

En las siguientes líneas vamos a explicarte de qué manera tienes que emplear este instrumento medidor, por lo que te convendrá conocer las partes de las que está compuesto.

En primer lugar tienes que apretar el botón de encendido para que empiecen a funcionar los calibradores digitales. Selecciona, mediante la tecla correspondiente, la unidad de medida en la que quieres obtener los resultados. Cuando comiences a mover la unidad desplazable, podrás comprobar en tiempo real las medidas que estás tomando. Sus valores serán mostrados de forma permanente en la pantalla.

En cuanto a la composición, los calibres digitales llevan una regla y una escuadra en el extremo. Otra se deslizará sobre la última e indicará las medidas en una escala. Toma nota, por otro lado, del resto de piezas, fundamentales para su funcionamiento: tornillo de traba, patas de medición exterior y su correspondiente conversión, pantalla de cristal líquido, salida de datos, varilla de profundidad y rueda de ajuste fino.

En definitiva, un calibre digital te facilita la medición exacta de los espacios más complejos, por lo que no puede faltar en cualquier trabajo industrial de precisión. ¡Infórmate accediendo a la tienda de Arsam!

imagen

Share This