Dados los tiempos que estamos viviendo, creemos oportuno dedicar una entrada de nuestro blog a hablar sobre uno de los complementos que se ha incluido en nuestro día a día, las mascarillas.

¿Qué es una mascarilla y para que se usa?

Una mascarilla es un dispositivo diseñado para proteger al portador de la inhalación de sustancias tóxicas, partícula nocivas o agentes contaminantes por las vías respiratorias (nariz y boca). Así mismo, estas mascarillas evitan la propagación de agentes nocivos en caso de estar infectado con algún patógeno externo, ya que al toser la mayoría de estas partículas quedan atrapadas en la mascarilla.

¿Qué modelos existen?

Existen un total de 5 modelos para el uso en el día a día.

  • Mascarilla quirúrgica tipo I
  • Mascarilla quirúrgica tipo II
  • FFP1
  • FFP2
  • FFP3

Mascarilla quirúrgica tipo I y tipo II

Estas mascarillas son las que se utilizan en hospitales, para cirugías u otros procedimientos que puedan suponer un riesgo para el médico o asistente. Protegen de las salpicaduras de sangre y fluidos en las intubaciones u otros procedimientos clínicos.

Pueden ser planas o plisadas y se atan a la cabeza con cintas. Las mascarillas quirúrgicas tipo I están diseñadas para proteger más al resto de personas que a quien la lleva puesta, ya que, básicamente actúan como barrera al toser o estornudar.

Las tipo II, a diferencia de las tipo I, si que protegen al portador, al disponer de más capas para la filtración de gotículas.

Mascarilla FFP1

De las tres  FFP es la que menos capacidad de filtrado tiene. 78% de eficacia de filtración mínima, 22% de fuga hacia el exterior. Ésta protege de residuos no tóxicos y no fibrogénicos de polvo o aerosoles. Impide que se inhalen estos y los olores molestos.

Mascarilla FFP2

Equivalente a la N95 que dicta la OMS para prevenir patógenos como el SARS-COVID-2, con una opción de filtrado bastante más elevada que la FFP1, es la primera mascarilla FFP en prevenir de manera eficiente tanto la propagación como la contaminación por agentes externos. 92% de eficacia de filtración mínima, 8% de fuga hacia el exterior. Igual que la anterior ofrece protección frente a residuos no tóxicos, sí frente a elementos fibrogénicos. De esta manera, impide que inhalemos fluidos tóxicos de polvo, aerosoles, humos y gotículas contaminantes.

Mascarilla FFP3

Sin duda la mejor mascarilla para uso diario que podemos tener. 98% de eficacia de filtración mínima, 2% de fuga hacia el exterior. Actúa contra distintos tipos venenosos y tóxicos de polvo, humo y aerosoles. Es eficaz contra bacterias, virus y esporas de hongos.

Como ponerse una mascarilla

 

Puedes visitar nuestra tienda online, disponemos de mascarillas quirúrgicas tipo I y II, así como FFP2. También nos puedes enviar un email a b2b@arsam.es para consultar disponibilidad de cualquier otro tipo de mascarilla o pantalla de protección.

Share This