La palabra Karakuri aparece por primera vez en el siglo XVII en Japón. Eran muñecos mecanizados, creados para entretener y ser divertidos.

Ahora utilizamos el termino Karakuri para hacer referencia a máquinas automatas que funcionan como nosotros queremos utilizando una energia externa nula o mínima para funcionar.

En el siguiente post encontraras todo lo que necesitas saber sobre Karakuri, desde que es hasta como se hacen.

¿Qué es el Karakuri en el siglo XXI?

Con el avance de las lineas de producción y el interés de las empresas por ser mas eficientes usando una cantidad menor de recursos, el concepto Karakuri es remodelado y adaptado para encajar en la industria.

Podemos decir, que Karakuri es la manera de automatizar procesos productivos a un coste realmente bajo.

 

Entonces, ¿Cuál es su objetivo principal?

El objetivo principal de un Karakuri es ayudar al operario con las transferencias de materiales del punto A al punto B, mejorando la ergonomía, aumentando la productividad y optimizando al máximo los procesos de producción (Low Cost Automation).

Vale, pero… ¿Cómo lo hace?

La mayoría de los Karakuris actúan por la fuerza de la gravedad, de aquí viene el ahorro.

Aún y así, nos podemos encontrar en una situación en la que la fuerza de la gravedad actue en nuestra contra, es por eso, que siempre podemos aplicar una fuerza externa a nuestro Karakuri, como puede ser la energía hidráulica o eléctrica.

Estas fuerzas externas han de ser las minimas posibles, porque si no, no estamos aplicando el Karakuri Kaizen

Genial, ya sabemos lo que hace un Karakuri, ahora, ¿Cómo lo hacemos nosotros?

"

Lo primero de todo, como en cualquier proyecto es, identificar las necesidades.

Estas pueden ser necesidades como:

  • Ahorro de tiempo y espacio
  • Mejora ergonómica.
  • Eliminación de algún paso en el proceso de producción.

y muchas más.

Una vez tenemos la necesidad a resolver, empezaremos haciendo un estudio de todas las variables que nos podemos encontrar en el desarrollo del trabajo, donde destacamos cuatro:

  • Ubicación.
  • Peso de la carga.
  • Tamaño de la carga.
  • Resultados esperados.

Una vez establecidas estas variables, pasaremos al siguiente punto: variables para la elaboración del Karakuri:

  • Decisión de materiales.
  • Dimensiones.
  • Formas.
  • Si usaremos o no fuerzas externas.
  • Estructura móvil o fija.
  • Secuencia de trabajo apropiada.

Elaborar un Karakuri puede ser un trabajo tedioso. Repetiremos la misma prueba 10 o 20 veces hasta que funcione como nosotros queremos, así que uno de los recursos que no puede escasear en ningún momento es la paciencia.

No caigas en estos errores

También es importante no caer en tópicos muy extendidos y que no son ciertos, como por ejemplo:

  • Todo es posible: No, no todo es posible con un Karakuri. Los objetivos han de ser realistas.
  • No hay límites: Si, los hay, ya sea por estructura o por componentes.
  • Son infalibles.
  • Son fáciles de fabricar: No, parecen fáciles una vez hechos, pero no son, ni de lejos, fáciles de hacer. 
  • No necesitan mantenimiento: Lo necesitan, mínimo, pero lo necesitan. Todos los componentes se desgastan, en mayor o menor medida, pero tenemos que tener en cuenta que, tarde o temprano, habrá que sustituir elementos.
  • Solo se puede hacer con aluminio: Mentira, tenemos metal, plástico, muchos más materiales que solo el aluminio.
  • Es solo aplicable a la industria del automóvil: No, no y no. Es aplicable a cualquier tipo de industria. 

Desde Suministros Arsam continuamos evolucionando para dar cada día mejores soluciones a la industria.






Share This