El lean manufacturing es un modelo basado en obtener la máxima eficiencia. Se busca reducir tiempo y costes a la par que se mejora la calidad. Se persigue la perfección, la consecución de cero defectos y entregar al cliente un producto final pulido.

Este tipo de metodología tiene una larga historia y se lleva implementando desde hace décadas, optando por aquellas herramientas que eliminen todas las operaciones que restan valor al producto. Este concepto lleva desarrollándose y evolucionando hasta el día de hoy, en plena era digital.

La transformación digital es inevitable en los tiempos que corren, todo está interconectado. Las redes inalámbricas dominan nuestra vida y el big data cada vez se halla más arraigadoLas tendencias actuales muestran un futuro dominado por las fábricas inteligentes que basarán su funcionamiento en las nuevas tecnologías.

Este tipo de fábricas podrían disponer, por ejemplo, de máquinas que diagnostiquen sus propios fallos y que incluso se puedan reparar ellas solas sin que ningún ser humano intervenga. Si las máquinas consiguen solucionar sus fallos con mayor antelación y rapidez, supondrá un aumento en la productividad y en el beneficio económico. Esto es una realidad a día de hoy y, por ello, muchas empresas se están lanzando a la innovación tecnológica para no quedar obsoletas.

Gracias a la robótica avanzada y al análisis de datos, la productividad de las empresas está creciendo a ritmos vertiginosos.

Lean manufacturing en la cuarta revolución industrial

En la actualidad está empezando a desarrollarse la cuarta revolución industrial, basada en la tendencia actual hacia la automatización y el intercambio de datos. Este tipo de desarrollo obedece a los nuevos retos y a las oportunidades que brinda la economía actual, tales como la hiperconectividad, los nuevos desarrollos tecnológicos y la hiperglobalización. El lean manufacturing contribuye a este desarrollo.

Las empresas pueden crear redes inteligentes que se controlen a sí mismas a lo largo de toda la cadena de valor, sin que resulte necesaria la intervención humana. Un contexto que, sin duda, incrementa la productividad y la eficiencia. Esto va a permitir un mejor desarrollo económico de la sociedad y un aumento de la calidad de vida de las personas en general.

Muchas empresas no están pudiendo adaptarse todavía al cambio, debido a que se precisa personal cualificado específico, inversión económica y herramientas adecuadas. Sin embargo, poco a poco, si las empresas quieren progresar y tomar la delantera a sus competidores, deberán ir implementando este nuevo paradigma.

Un nuevo modelo de trabajo exige cambios y, por ello, hay que entender que en este tipo de industria se necesitarán perfiles distintos, otras prioridades y otros horarios. Básicamente otra manera totalmente distinta de producir. Aunque esto puede acabar con millones de puestos de trabajo, creará otros nuevos nunca vistos hasta ahora. El progreso siempre ha sido y será así.

Como ves, el lean manufacturing aplicado a la era digital conllevará cambios que marcarán un antes y un después en la forma de producir. Te invitamos a conseguir nuevas herramientas que te ayuden a mejorar tu negocio. Consúltanos.

imagen

Share This