La ergonomía es un concepto que cada vez está más de moda en nuestra sociedad, especialmente en los ambientes de trabajo, ya que lo que busca principalmente es reducir el absentismo laboral y optimizar el clima laboral para incrementar el rendimiento. De hecho, toda empresa que tenga contentos a sus empleados experimentará un mejor rendimiento a corto, medio y largo plazo.

¿Qué sabes de la ergonomía?

Podríamos definirte este concepto desde distintos puntos de vista, aunque los mismos coinciden en la gran mayoría de puntos. No en vano, la primera definición que encontramos es la otorgada por la Asociación Internacional de Ergonomía. Esta, cita este concepto como un conjunto de saberes científicos que han sido aplicados al trabajo, así como los sistemas, productos y ambientes que hacen que las capacidades de las personas se vean potenciadas.

Otra definición otorgada por la AIE pone en liza este término aludiendo a los conocimientos multidisciplinares que son aplicados para la adecuación de los productos, sistemas y entornos artificiales hacia las necesidades, limitaciones y características de sus trabajadores con el fin de optimizar la eficacia, la seguridad y el bienestar.

Los objetivos de la ergonomía

La ergonomía persigue el objetivo de adaptar el trabajo a las necesidades, capacidades y posibilidades del trabajador. De esta manera, en todos los trabajos podemos hallar elementos que son susceptibles de ser ergonómicos, dado que son perfectamente adaptables a las funciones de cada trabajador.

Por ello, fomentar estas mejoras en el trabajo ayuda a mejorar la calidad de vida laboral, que es un concepto difícil de traducir con palabras pero que puede entenderse como las condiciones del trabajo que no dañan la salud y que proporcionan medios para un desarrollo personal de mayor contenido en las tareas, de mayor participación en las decisiones y de mayor autonomía en las funciones del puesto de trabajo.

Por ello, los objetivos principales de la ergonomía desde la aplicación de la psicología se materializan en:

Concretar, analizar y minimizar los riesgos en las empresas.

Adecuar el lugar de trabajo y las condiciones del mismo a las necesidades y condiciones del empleado.

Participar en la contribución de la mejora de las situaciones de empleo.

Llevar un control de las nuevas tecnologías.

Establecer prescripciones ergonómicas.

Incrementar la motivación.

Beneficios en los ambientes de trabajo

La ergonomía te ofrece una gran cantidad de ventajas. La primera de ellas es la mejora del rendimiento de tus trabajadores, algo que conseguirás con unos elementos más adaptados a sus necesidades. También optimizarás el tiempo, fomentarás la concentración de los empleados y posibilitarás que los mismos tengan una mayor capacidad para el aprendizaje, derivando todo ello en un mayor beneficio para tu organización.

En definitiva, la ergonomía está diseñada para mejorar el clima laboral y lograr que todos rememos en una misma dirección de una manera más organizada. ¿La has podido comprobar en tu vida laboral?

imagen

Share This