Para rebarbar de una manera correcta, lo mejor es contar con las herramientas adecuadas. Con el nombre de “rebarbado” se conoce el proceso de “quitar las rebabas internas” de una pieza. Es decir, hace referencia al acto de afinar o dejar un mejor acabado

No se puede negar que el rebarbado forma parte de la cadena productiva de muchas empresas de mecanizado.

Por eso, hay que incorporarlo en el segmento de las líneas de producción. Por supuesto, es una de los procesos finales ya que atañe al acabado final de una pieza.

La importancia del rebarbado

Esta labor permite lograr mejores acabados. Se usa en gran cantidad de materiales, tal es el caso de metal, plásticos, algunos vidrios y madera.

Por ejemplo, en piezas circulares con forma de anillo; cuya parte interior queda con rebabas del material taladrado.

Para evitar lo anterior, se usan ciertas herramientas que logran afinar el diámetro interno de la pieza.

Igualmente, se usa en piezas que requieren orificios en los cuales se debe asegurar un diámetro despejado. ¡Hay diversas herramientas para el correcto rebarbado!

Las mejores herramientas para el proceso

Para lograr la plena eficiencia en el rebarbado se usan diversos implementos. En dado caso, existen ciertas tácticas recurrentes para llevar a cabo esta labor. ¿Cuáles son? Las mostramos en la lista a continuación:

  • Herramientas giratorias: permiten trabajar en radios internos o ranuras circulares. La idea es que al girar se elimine, por roce, los desperfectos de la pieza.
  • Avellanadores: permiten mejorar el acabado de superficies cóncavas. Estas suelen quedar con algún exceso de material, lo cual se corrige con estos implementos.
  • Rasquetas: permiten raspar superficies para eliminar sus imperfecciones. Se usa en áreas externas, donde la herramienta puede ser usada con facilidad sobre la pieza.
  • Doble corte: ideadas para quitar material excedente en superficies dobles, minimizando el tiempo de labor.
  • Repasador de roscas: se usa para asegurar que el canal de las roscas quede bien definido. Hay herramientas para roscas internas o externas.
  • Repasador de cantos: una de las más solicitadas. Las aristas de las piezas pueden ser rectas (90°), o bien llevar un chaflán curvo o de otra índole. Es habitual que muchas piezas de madera, por ejemplo, requieran de un repasador de cantos una vez son cortadas.

Es importante indicar que el rebarbado no debe ser una “corrección”. Es decir, es una labor que forma parte normal de la producción. Por tanto, la ideal es que la pieza salga lo mejor posible del proceso de fabricación, bien sea: corte, taladrado, etc. Luego, se hace el rebarbado final.

¿Cómo hacerlo más eficiente?

Cuando la gente pregunta sobre qué es el rebarbado, sucede que debe entender que no es un proceso “mayor”. Es decir, no debe implicar otra cosa sino un retoque. Algo así como afinar detalles para que la pieza en cuestión tenga la mejor calidad posible.

Por tanto, lo primero es que el objeto debe tener de por sí buena elaboración. Lo segundo es que las herramientas para hacer esta labor deben ser las adecuadas.

Finalmente, se pueden usar ciertos productos para que se pueda quitar el material excedente con rapidez.

En ciertos casos, se usa agua o aceites para que la herramienta resbale mejor. Igualmente, se suele recomendar herramientas manuales.

¿La razón? Pues, para el rebarbado se necesita de un cuidado especial, mismo que es mejor llevar a cabo de manera manual.

Con estos simples consejos, se puede tener en cuenta cómo hacer el rebarbado de manera efectiva. Insistimos en que es un paso inevitable: garantiza la calidad de las piezas fabricadas.

Contacta con nosotros

Share This