El hombre fue creado para moverse. Un músculo sólo trabaja óptimamente cuando se contrae y se relaja alternamente. Estar de pie, sin una alfombra antifatiga, en posición recta significa que todo el peso del cuerpo ejerce una presión en los músculos de la espina dorsal, la parte baja de la espalda, piernas y pies, lo cual llega a fatigarlo, como cuando andas o te sientas.

Trabajar de pie frecuentemente somete al cuerpo y a su aparato motor a un estrés por encima de cualquier ajuste fisiológico normal, que puede provocar, por ejemplo: dolor, tensión y rigidez en músculos y articulaciones, así como la reducción de flujo de sangre y un suministro de oxígeno bastante pobre.

CONSECUENCIAS A CORTO PLAZO

Las consecuencias a corto plazo de estar de pie en una superficie dura afectan directamente a tu cuerpo, dando lugar a movimientos inapropiados, edemas, dolor muscular y falta de concentración.

 

A largo plazo, trabajar de pie significa un aumento del riesgo de función muscular dañada, una reducción de la elasticidad en la columna vertebral, varices en las venas y problemas de circulación crónicos en las piernas, que a menudo resulta en inhabilitación para el trabajo.

Todos estos factores desembocan en días de baja por enfermedad y pérdidas en los ingresos tanto para trabajador como para la compañía.

Las enfermedades por daños o enfermedades en el aparato motor es el asunto económico más costoso para los negocios y la sociedad.

La disconformidad y el estrés pueden prevenirse, está documentado. El uso de una superficie blanda como las que propone ERGOMAT han demostrado que tienen un efecto positivo tanto en el entorno de trabajo como en la actitud del empleado.

Un efecto que ha sido documentado en estudios sobre mediciones del dolor muscular y en articulaciones, llevado a cabo, ente otros, por el Centro para la Interacción Sensorial y Motora en la Universidad de Aalborg y en muchos estudios científicos más.

 

EL SECRETO: SEGUIR POSICIONES DE TRABAJO FLEXIBLES

 

En un puesto de trabajo hecho a medida, los empleados tienen la oportunidad de escoger diferentes posiciones ergonómicas de trabajo correctas. Una buena flexibilidad y variación de posturas ofrece muchos beneficios.

Con las alfombras antifatiga, más músculos se activan y hay menos rigidez en las articulaciones que se usan para mantener una posición de trabajo de pie.

La solución más sencilla es adaptar el puesto de trabajo con una combinación de funciones de trabajo sentado o de pie.

Por ejemplo, incluir sillas de trabajo ergonómicas como suplemento de una alfombra antifatiga, proporciona una ventaja clara tanto para tu negocio como para las personas.

Share This